Motivos florales


 

En la naturaleza, los colores de las flores no son caprichosos, sino que sirven a éstas para atraer los insectos o animales que facilitarán su polinización dentro o fuera de la flor según la hora del día o de la estación del año. 
En nuestra cultura, flores y colores se utilizan, por separado o simultáneamente, como símbolos y elementos expresivos mudos en una gran variedad de situaciones. 
El color da volumen, carácter y expresividad a cualquier forma de pintura. Pero siempre he pensado que, en el caso de los retratos florales, la armonía, intensidad y riqueza de los matices de sus colores componen una atmósfera única, que a veces nos resulta  íntima y evocadora, y otras veces se derrama en una espléndida imagen de plenitud.
 
La Dahlia es originaria de México, donde se le considera flor nacional. Su nombre en Nahuatl es “Acoco-xochitl”(“flor de garza”). Llegó a Europa a finales del s. XVIII, llamando la atención por sus propiedades medicinales como antitusígena y diurética y contra los cólicos y la flatulencia, pero sobre todo por la belleza y diversidad de sus flores, a las que se les ha atribuido el extraño significado simbólico de “presagio” y, por ello, se dice que enviar un ramillete de dahlias deja sobreentendida la proximidad de un alegre suceso o también puede significar el anticipo de una declaración de amor. 
La alcachofera es una planta originaria del Mediterráneo y norte de África (la palabra alcachofa deriva de un término árabe que significa “lengüetas de tierra”). Contiene cinarina y esteroles, con efecto colerético (inductor de la secreción biliar) e hipocolesteremiante. Es muy digestiva, altamente diurética y rica en minerales, vitaminas y fibra. Otros extractos de la planta se utilizan en cosmética en forma de lociones astringentes.
Las gerberas se conocen también como “margaritas africanas”. Provienen de África del Sur  Asia central y tropical. Existen miles de híbridos de variable forma, tamaño y color. Son la quinta flor cortada más usada en el mundo. Eliminan sustancias tóxicas del ambiente y se emplean como purificadoras del aire. Las gerberas blancas simbolizan la inocencia y la pureza en fiestas de bebés y bodas. Las de color rojo oscuro son un símbolo de gratitud.
El crisantemo es la flor nacional de Japón. Tiene variadas formas, parecidas a las dahlias. Además de para usos ornamentales, en China se consume té de crisantemo y es una fuente de piretrinas, empleadas en la preparación de insecticidas. Según los países, el crisantemo es símbolo de sabiduría, honestidad, nobleza, alegría o expresa declaración de amor. En España, está asociado a la festividad de Todos los Santos.
El tulipán procede de las estepas de Kazajistán y Anatolia. Su nombre en turco significa “turbante”. Tras la enorme especulación financiera que su cultivo y su venta ocasionó en los s. XVI y XVII, todavía en la actualidad el mercado global de su flor cortada tiene un valor de 11.000 millones de euros. Dependiendo de su color, puede simbolizar amor desesperado, sutil declaración de amor y, en general, respeto y fidelidad. 
El jacinto es originario de la región de los Balcanes y Asia Menor. Su nombre proviene de Jacinto, un joven griego que era amado por Apolo y Céfiro.  Un día en que Apolo estaba enseñándole  a tirar el disco, Céfiro, en un ataque de celos, lanzó el disco de nuevo, matando a Jacinto. Apolo nombró “jacinto” a la flor que surgió de la sangre del joven allí donde cayó Simboliza el deporte o la diversión. El Jacinto rosa representa la constancia y el azul, la sinceridad.
El iris también se llama “lirio morado”. En griego, iris significa “la de hermosos colores, y en mitología, era la mensajera de los dioses que anunciaba con su arco el pacto entre dioses y hombres y el fin de la tormenta. Por ello, el iris simboliza las noticias placenteras. Como planta medicinal, a dosis bajas, su rizoma se ha usado como expectorante y diurético y a dosis más altas, como emético y purgante drástico.
La Canna indica o “achira” es de origen sudamericano, donde todavía hoy se utiliza en la industria agroalimentaria para la obtención de un tipo de almidón empleado en la fabricación de bizcochos y pastas.
La palabra anémona proviene del griego (“viento”). El jugo de la raíz y las hojas se ha utilizado para el tratamiento de enfermedades reumáticas y del aparato respiratorio. Los antiguos romanos recogían una anémona en sus salidas al campo para evitar la fiebre, pero en muchas culturas esta planta se ha considerado un símbolo de enfermedad (Egipto) o de muerte (China). 
El narciso tiene propiedades eméticas y se ha utilizado para la epilepsia. El perfume de los narcisos provoca una especie de modorra por lo que se dice que su nombre proviene de griego narkè (sueño) aunque también su origen se asocia con la leyenda griega del efebo Narciso.
La alstroemeria se conoce también como “lirio de Perú o de los incas”. Proviene de Sudamérica y se ha utilizado para el tratamiento de oftalmías, como tónico hepático y contra la acidez de estómago. Simboliza la prosperidad, la fortuna y la dedicación.
Las orquídeas forman una gran familia de más de 20.000 especies, con flores que pueden tener desde 1 mm de diámetro a los 75 cm y con un olor no menos variable, desde la fetidez de ciertas especies de Bulbophyllum, a los delicados aromas de Cattleya.
Las flores están altamente especializadas para sus polinizadores (insectos, pájaros o murciélagos). En la antigua Grecia se les atribuían propiedades curativas y afrodisíacas. En la actualidad, salvo algunas especies aromatizantes, son cultivadas con fines ornamentales simbolizando, en ge-neral, seducción, sensualidad y belleza suprema. 
Los hibiscos son originarios de America y África. En muchos países se usan como verdura y para elaborar tés. Una de las especies se usa ampliamente en la elaboración del papel. 
La malva real tiene propiedades emolientes, expectorantes, ligeramente laxantes y diuréticas. De los pétalos se extraen tintes y colorantes para la alimentación y la fabricación de vino.
La peonía es originaria de China. Sus flores son muy hermosas y fragantes. En China es símbolo de la belleza femenina y, en Europa, de prosperidad y  matrimonio feliz. 
El cultivo de las rosas es antiquísimo. Eran consideradas como símbolo de belleza por babilonios, sirios, egipcios, griegos y romanos). Según los países y los colores de sus flores, la rosa es símbolo de  virginidad, amor, gratitud, respeto, inocencia o belleza. Hay más de 30.000 variedades. Desde el punto de vista de la jardinería se clasifican en: silvestres, antiguas (rosales anteriores a 1.867) y modernas (variedades posteriores a 1.867, año en que apareció el primer híbrido de té).
El clavel o “flor divina” de los griegos es la flor nacional de España y, dependiendo de culturas, símbolo de condolencia por la muerte de alguien (en Francia y culturas francófonas), del amor de madre, de la homosexualidad y flor oficial de numerosas sociedades.
El anturio es de origen hawaiano. El nombre “Obake” de esta variedad roja y verde significa en japonés “fantasma” y sugiere las enormes variaciones de forma, tamaño y color. El cocimiento de los rizomas de anturios se ha usado para combatir la seborrea, la caspa y otras enfermedades del cuero cabelludo. Simboliza la relación íntima y el amor. 
Euphorbia millii o “corona de espinas” procede de Israel y Madagascar. Como otras euforbias, tiene un látex muy irritante y cáustico.
Las heliconias proceden del Caribe e islas del Pacífico. Algunas especies se utilizan en la alimentación para envolver los tamales. Se polinizan por los colibríes. El nombre hace referencia a la montaña griega Helicón, lugar donde se reunían las Musas.
La cardencha, raspasayos o vara de pastor es una planta silvestre del hemisferio norte que, como todos los cardos, se ha usado en medicina natural por sus propiedades diuréticas, sudoríficas, depurativas y desinfectantes tópicas. En el pasado se usó como peine para cardar la lana.
La hortensia es una planta muy extendida por todo el mundo, de flores blancas, rosas o azules dependiendo del pH del suelo. Pueden acumular el aluminio de los suelos ácidos y formar complejos que proporcionan el color azul a las flores. 
En Japón son las flores predilectas para adornar jardines y puentes, representando el camino hacia el paraíso. En Europa, la hortensia es símbolo de valentía, determinación frente a las adversidades y búsqueda de la felicidad.
La buganvilla es un arbusto espinoso originario de las selvas tropicales de América del Sur. Las flores, muy pequeñas y blancas, están rodeadas por brácteas de aspecto papiráceo vivamente coloreadas de blanco, amarillo, rosado, magenta, rojo o purpúreo. 
El cocimiento de hojas y brácteas se ha utilizado para el alivio de la tos.
El término nenúfar se aplica, en general, a plantas acuáticas con flores que crecen en lagos, lagunas, charcas o arroyos de curso lento. Los antiguos egipcios veneraban los nenúfares del Nilo o “lotos”, asociados a la muerte y al más allá. El reciente descubrimiento de las propiedades psicodélicas del loto azul egipcio explica su papel ceremonial. En La Odisea se relata el encuentro con los “lotófagos”, prendidos en un delirio de olvido. Para budistas e hindúes se asocian con el nirvana.
La camelia es un arbusto nativo de Japón, Corea y China. En japonés se llama “tsubaki” (flor que trae consigo la primavera). Ha sido considerada como un símbolo de longevidad, lazo de amor, feliz matrimonio, fortuna y felicidad. El aceite de sus semillas se utilizó como acondicionador del cabello y la madera del arbusto es también muy apreciada para la talla de artesanías.
Las fucsias también se conocen como “pendientes de la reina”. La mayoría de sus especies son originarias de regiones tropicales y subtropicales, donde su polinización se realiza gracias a los colibríes. Fueron descubiertas en el s. XVI en la República Dominicana. En la Inglaterra victoriana gozó de una gran popularidad, simbolizando vitalidad emocional y sentimientos profundos. 
La glicina o “flor de pluma” es un arbusto leñoso trepador, originario de China, de follaje denso y hermosos racimos colgantes de flores blancas, azules o violetas. Todas las partes de la planta contienen wisterina, glicósido tóxico que puede provocar náuseas, vómitos y diarrea. Su olor dulzón es bastante agradable, pero atrae a los insectos. Simboliza la ternura y la serenidad.
 
 
 
 
 
 

Estudio de luz sobre peonías blancasEstudio sobre el color rosaEstudio sobre el color amarilloDAHLIA SP.DAHLIA SP.Bouganvillea spectabilisRudbeckiaDahlia sp.Althea roseaAntirrhinum sp.Bouganvillea spectabilisCattleya aureaeConvolvulus arvensisDahlia sp.Eucalyptus sp.Euphorbia pulcherrimaGentiana luteaHelianthus annuusHibiscus rosa-sinensisHydrangea sp.Magnolia soulangianaMagnolia soulangiana (2)Morus nigraNerium olianderNicotiana tabacumPaeonia suffruticosaPassiflora caeruleaePlumeria rubraPrunus cerasusSelenicerus grandiflorusIRIS BLANCOViola wittrockiana
 



 
Copyright 2013 © Ana Muñoz Muñoz
Perfil de Facebook